Archidiocesis de Toledo

Carta del Rector


 

CARTA DEL RECTOR – 12 de octubre de 2018

 

 

 

Queridos Amigos del Seminario de Toledo:

Después del verano, hemos retomado el curso del seminario con normalidad. Para nosotros es normal que un grupo de 45 niños y 64 jóvenes entren el edificio del seminario y con la idea de ser en su día sacerdotes lleven una vida intensa de formación, exigencia y, aunque algunos no lo crean, de mucha alegría. Es normal, pero realmente no deja de ser extraordinario o milagroso, si caemos en la cuenta que esto no se explica sino por una intervención de Dios que hace que cada año tengamos el gozo de un seminario con niños y jóvenes que están dispuestos a dejarlo todo por seguir a Jesucristo y consagrarse al servicio de la Iglesia.

Normal o extraordinario, lo cierto es que es un privilegio ser testigo de lo que aquí sucede. Me refiero a las historias vocacionales, ese recorrido que le lleva a un joven a plantearse la vida abierto a la llamada de Dios, que la escucha, la disciernen e intentan seguirla de manera alegre y generosa. ¿No os suena aquella historia narrada en los evangelios de un hombre que encuentra un tesoro en el campo, y muy contento vende todo lo que tiene para comprar aquel campo (Mt 13, 44)?. Creo que una vez más la Palabra de Dios es la mejor luz que explica lo que sucede en un seminario.

Este curso además, queremos estar muy atentos al acontecimiento que está sucediendo en el Roma: el Papa ha convocado un Sínodo, o reunión de obispos, que reflexione sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. Estoy seguro que nos ayudará a todos a tomar conciencia que el servicio que la Iglesia ha de prestar a los jóvenes de hoy pasa por redescubrir la maravilla de la fe, es decir, de encontrarse con Cristo vivo en su Iglesia, y por ayudarles a plantear su vida como una vocación, o lo que es lo mismo, como la respuesta a una llamada que Dios nos hace para ser felices, para amar y ser amados, para darnos a los demás, para ser santos.

Gracias a todos los que rezáis por el seminario. Gracias a los que ayudáis al seminario. Unidos recemos con confianza para que el Señor siga suscitando muchas y santas vocaciones al sacerdocio.

Un fuerte abrazo y que el Señor os bendiga.

 

José María Anaya Higuera

Rector del Seminario Mayor de Toledo.

 

 

 

Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies