Archidiocesis de Toledo

Carta del Rector


CARTA DEL RECTOR – 3 de febrero de 2019

 

 

Queridos amigos del Seminario de Toledo:

Hace pocos días que ha terminado la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. Siempre que se celebran estos eventos en el invierno del hemisferio norte, en nuestra nación, en pleno curso, es inevitable que se difumine mucho la importancia de estos encuentros que desde Juan Pablo II han sido tan importantes para revitalizar la pastoral juvenil, la vida de la Iglesia particular que lo organiza, y, ¿porqué no decirlo?, para las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.

Por eso, quisiera hacerme eco de esta JMJ y recoger algunas impresiones que saco de lo que he podido leer, tanto en los discursos del Santo Padre como en artículos relacionados.

En primer lugar, del Papa Francisco me queda una vez más su entrega y capacidad de sintonía con los jóvenes. Los de mi generación recordamos perfectamente las palabras de Juan Pablo II en Cuatro Vientos, el año 2003, “soy un joven de 83 años”. Pues, sin duda que el Papa Francisco demuestra una sintonía de lenguaje, de signos, de saber tocar las inquietudes reales de los jóvenes, que le hacen ser verdaderamente, sin demagogia, un Papa joven. En el viaje de vuelta decía que había acabado destrozado. Y lo decía con esa sonrisa suya tan característica. Y que su misión había sido una vez más, confirmar en la fe a los hermanos, no solo con palabras sino también con el corazón y la oración. Tomo nota.

En segundo lugar, el mensaje ha estado centrado en las palabras de María en la anunciación del Ángel. La mayoría de los jóvenes que acudieron provenían de países con graves problemas de trabajo, corrupción, pandillas y drogas, el problema de emigración obligada, y sin olvidar, la tremenda acción de las sectas seudocristianas que invaden todo el continente americano. Quiero decir, que “hace falta coraje y confianza para repetir el sí de María”. Y esto es lo que necesitamos todos, mirar mucho a María, ponernos de verdad en sus manos de Madre, confiar plenamente como Ella en su Hijo, para quien no hay nada imposible. Y repetir el “hágase en mí según tu Palabra”.

Dios quiera que muchos  jóvenes se atrevan a decir “SI” al Dios que siempre llama.

Gracias a todos y que Dios os bendiga.

José María Anaya Higuera

Rector del Seminario Mayor de Toledo

Architoledo
Seminario Menor De Toledo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies