Archidiocesis de Toledo

Carta del Rector


 

CARTA DEL RECTOR – 12 de junio de 2018

Queridos amigos del seminario mayor de Toledo:

Apunto de terminar el curso del seminario de Toledo 2017-18 me dirijo a todos los que os sentís cerca de esta casa de formación sacerdotal para daros las gracias por vuestra ayuda y colaboración.

Desde que se inició el nuevo curso, con la petición continua al Espíritu Santo, nuestro único anhelo es colaborar con el Señor en la formación del corazón sacerdotal de los que El llama a seguirle por medio del sacerdocio ministerial. Los logros y fracasos los dejamos para que el Señor los juzgue. Nosotros solo podemos darle gracias por contar con nuestra pobre colaboración y seguir suplicando su ayuda para mirar al curso siguiente con renovada ilusión, ya que la tarea que se nos pide es impresionante. ¡Pensar que del seminario van a salir los futuros pastores que han de hacer presente a Jesucristo para tantas miles de personas! Y precisamente en este tiempo tan complejo y muchas veces ajeno a la propuesta del Evangelio. Ahora es cuando más se necesita que la sal y la luz de Cristo sazone e ilumine a nuestros hermanos los hombres.

Si me atrevo a dar gracias por algún motivo especial, es sabiendo que me voy a dejar muchas cosas por decir, pero como no estoy firmando un informe oficial sino una carta de familia, me sabréis disculpar. Este año ha sido la puesta en marcha del curso propedéutico (ya nos vamos acostumbrando a la palabreja). Han sido 19 jóvenes, con D. Rubén Carrasco en el día a día con ellos. Ha sido poner las bases de su formación futura, asegurar el discernimiento, la puerta de entrada a una nueva comunidad eclesial que les hace sentir las palabras del Señor: “les llamó para estar con él y para enviarles a predicar”. También quiero dar gracias por esas personas que con tanta generosidad han dejado su dinero al seminario como herederos y en forma de donativos, aunque no pueda decir sus nombres, Dios sabe el bien que nos han hecho para poder seguir manteniendo una casa tan grande y con tantos gastos. Ha sido un año en que la Providencia ha sido muy generosa.

Y no puedo terminar sin “cantar las maravillas del Señor” por los que van a ser ordenados sacerdotes y diáconos en el mes de julio o en fechas posteriores de este mismo año. El seminario da fruto cuando salen nuevos sacerdotes, que han llegado a esa suficiente madurez espiritual, humana, académica y pastoral, que les capacita para ser buenos colaboradores del Obispo y servidores del Pueblo de Dios. Gracias jóvenes, por decir que sí al Señor.

El camino continua, y ya estamos preparando la nueva hornada de seminaristas para el año que viene. Orad al dueño de la mies para que mande obreros a su mies.

Un afectuoso saludo para todos y que el Señor os bendiga.

José María Anaya Higuera

Rector del Seminario Conciliar de san Ildefonso.

 

 

 

Cáritas Toledo
Delegación de Familia y Vida

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies