Archidiocesis de Toledo

Carta del Rector


CARTA DEL RECTOR – 3 de octubre de 2020

“No hay alegría comparable a desgastar la vida por Cristo”. Hemos rezado esta oración en la fiesta de un santo sacerdote, San Francisco de Borja. Así estamos empezando el nuevo curso del Seminario de Toledo. ¿Es que no notamos las restricciones y preocupaciones de la pandemia?, ¿nos da igual el sufrimiento que hay en el mundo por este motivo y por tantos otros motivos que no salen tan a menudo en los medios de comunicación?

La alegría que hay en el Seminario, la que tenemos los seminaristas y formadores, no es ajena a los problemas de la pandemia y de tantos otros problemas. Es que nuestra alegría está puesta en Alguien que nos hace vivir todo de forma que nada ni nadie nos puede arrebatar la esperanza y la ilusión de servir a los demás, que son la fuente de nuestra alegría. Si yo no tuviera a Jesús como “piedra angular”, estaría todo el día quejándome y lamentándome porque tenemos todos la mascarilla, nos movemos por “grupos de convivencia estable”, lavándonos las manos todo el día, etc… y tantas otras cosas que han tenido que cambiar en el modo cotidiano de vivir en el seminario. Pero, insisto, los seminaristas no solo teníamos muchas ganas de volver a estar juntos, a formarnos, a recorrer este camino para ser “pastores misioneros” (como dice el nuevo plan de formación que estamos estrenando), es que nuestra alegría es saber que el amor de Cristo que nos llama a consagrarnos a El y al servicio de la Iglesia es indestructible. Y no es una frase hecha, sino que en las presentes circunstancias es lo que intentamos vivir para poder construir la vida sobre una roca inamovible.

Por eso, no es extrañéis que este curso tan raro, hayan entrado dieciséis nuevo seminaristas, somos 55 en el mayor, (y me olvido de los hermanos pequeños del menor que también han crecido, son 48 niños y adolescentes). La vocación sacerdotal sigue siendo atrayente y con vuestra ayuda, vuestra oración y colaboración, seguiremos teniendo los pastores suficientes y bien preparados para seguir proclamando a este mundo, con pandemia incluida, la Buena Noticia del Señor.

Gracias a todos los amigos del Seminario, y recibir la bendición del Señor.

José María Anaya Higuera

Rector del Seminario Mayor de Toledo.

Architoledo
Seminario Menor De Toledo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies