Archidiocesis de Toledo

Carta del Rector


CARTA DEL RECTOR – 20 de diciembre de 2020

Queridos amigos del Seminario Mayor de Toledo:

Estamos apunto de llegar a la Navidad y de que los seminaristas vayan a sus casas a descansar y a vivir los días santos del nacimiento del Señor con sus parroquias y familias. Ha sido un trimestre intenso y, como siempre, lleno de bendiciones. El Covid nos ha obligado a cambiar más de un hábito y modos de vida diarios. Pero lo fundamental de nuestra vida de formación para ser esos “pastores misioneros” que tanto necesita el mundo de hoy no ha cambiado. Hemos podido llevar nuestro ritmo de oración, las clases, las reuniones formativas, y la mayor parte de las actividades… eso sí, con mascarilla y respetando los grupos de convivencia estable y demás normas de prudencia. Lo cierto es que hasta el momento no hemos tenido ningún caso y que todo ha ido razonablemente muy bien.

El final del trimestre también está marcado por las celebraciones de órdenes, en este caso se ha ordenado de diácono un seminarista de la diócesis peruana de Ayaviri, Cesar Caparachín, y han recibido el acolitado cuatro seminaristas. Es una buena noticia que esto suceda, pues son frutos visibles de un camino de respuesta al Señor y responsabilidad en su formación. Este año también ha sido especial la celebración del día del seminario coincidiendo con el día de la Inmaculada trasladado del día de san José. Los seminaristas salieron el fin de semana 5-6 de diciembre a las parroquias de la archidiócesis y ha sido de nuevo un gusto verles regresar con la alegría de haber estado cerca de la gente a la que se preparan para servir en el futuro ministerio. La acogida de los sacerdotes y el calor del afecto de los que se han acercado a ellos durante esas pocas horas que han estado en las parroquias ha sido un testimonio vivo del aprecio del pueblo fiel por sus seminaristas y cómo desean de verdad que haya muchos y santos sacerdotes, como repetimos en la oración por las vocaciones de los jueves.

También ha coincidido con la presencia de varios sacerdotes misioneros en el seminario: el P. Christopher Harley, misionero toledano en Sudan del Sur, D. Enrique Rodríguez Torrejón, misionero toledano en Moyobamba, y el P. Raymond Abdo, provincial de los Carmelitas descalzos en el Líbano. Cada uno desde la misión que le ha pedido la Iglesia ha sido para nosotros un testimonio impresionante de la respuesta de la Iglesia a los retos de hoy. Son muchos los motivos para estar preocupados y posiblemente podemos caer en el peligro de estar como dormidos ante las persecuciones y la multitud de personas que viven como si Dios no existiera. Por eso, no queremos que en el seminario haya otras ambiciones que las que nacen del deseo de servir, dar la vida, evangelizar, estar disponibles para ser instrumentos de esperanza y fidelidad a este Dios que tanto ama hoy a los hombres y mujeres que entrega a su Hijo al mundo, para que todo el que cree tenga vida eterna (Cfr. Jn. 3, 16).

Como siempre me siento en la obligación de dar las gracias a tantos que nos ayudáis con vuestras oraciones y donativos, en este momento en que los problemas materiales afloran más que nunca. Que el Señor os recompense como solo EL sabe hacerlo.

Que la Navidad sea de verdad el nacimiento de la luz del amor de Dios en vuestras familias y en el mundo entero.

Recibid un cordial saludo en Cristo, en María y en san José.

José María Anaya Higuera

Rector del Seminario Mayor de Toledo.

Architoledo
Seminario Menor De Toledo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies